EL REENCUENTRO

Suspiró profundamente y recogió dos cubiertos de la alacena. Con la alegría de un reencuentro, dispuso la mesa con el mejor vino, copas grandes y unas velas. Hacía un año que no se veían. Cuidadosamente eligió la música, ¿él se acordaría? Los últimos meses fueron… pero ahora volvería con ella. Con movimientos de bailarina se vistió de tul transparente, pintó sus labios de color cereza, lanzó un beso al espejo y radiante fue a abrir la puerta.

-Hola amor…¡¿Pero quién..?!

Quedó paralizada: la sonrisa se le congeló en la cara, la mirada se le enturbió y las palabras enmudecieron.

Ahora «él» era «ella».

Últimas Entradas